Mataderos de fiesta

Posted by Gonzalo De Feliche on junio 30, 2012 with No comments
 Nueva Chicago le ganó la promo a Chacarita, que falló un penal en el minuto 95 y vuelve a la B Nacional luego de cuatro temporadas. La entidad Funebrera cae a la tercera categoría después de 14 años. El héroe: Daniel Monllor. Delira el Torito.
 Vibrante. Emotivo. Para el recuerdo el final entre Chicago y el Funebrero. El Toro manifestó que la resultado obtenido en la ida, no era solo suerte. Triunfó en la primera serie y empató en la segunda. Con un trabajo de obrero, garra, actitud y coraje, aunque muchas falencias defensivas, logró el ascenso tan preciado, aquel que parecía lejano en el comienzo del Reducido de la Primera B.



 Con el 1 a 0 en la ida, le ofrecía a los de Mario Franceschini depender de si mismos en dos resultados: el triunfo y el empate. Por ello, Chaca salió a comerse al rival pero dejaba infantiles huecos para el contragolpe. Aprovechado perfectamente por el visitante que, sereno y paciente, comenzó a jugar con los nervios de su contrincante. La más clara del primer tiempo la tuvo Christian Gómez pero Tauber se la sacó de la línea.
 En el complemento, las inquietudes se apoderaron del encuentro. El equipo de Pasini, obnubilado por la adversidad del resultado, no congeniaba juego y se mandaba al frente a matar o morir. El partido mostraba entrega, lucha, fricción y otros condimentos acompañados por un gran marco que tenía los órganos en sus manos y la tensión instaurada en el nuboso clima.
 Sobre el minuto 39, se paralizaron los corazones cuando Leandro Carboni (quién había sido el goleador de la ida), enmudeció a la parcialidad Funebrera augurando una caída fatal. La desesperación se hacía más presente que nunca y en los últimos cinco pasó de todo: Zaldivia, defensor de Chaca, se fue expulsado; Tellas convertía y le abría la puerta al milagro tricolor, que con un tanto más mantenía la categoría; Carboni lo tuvo para liquidar y desaprovechó; y en la última el cielo se abrió en paraíso para los de Tano Pasini: sonso penal de Leandro Testa que metió la manito en un disparo. Chacarita no podía respirar. Toledo fue quién se encargó del remate. Y allí apareció el héroe, Matías Monllor con un tremendo atajadón para desatar el grito de gloria.
 Vuelve el Torito de Mataderos a la primera B Nacional después de aquel descenso en 2009, donde padeció feas situaciones y malas campañas. Hoy, renace y se mete a batallar un escalón más arriba. El Funebrero se decapitó en una pésima temporada con enormes baches dirigenciales y flojas actuaciones en el campo de juego. Desde la 93/94 no descendía a la tercera división.