Para River la fiesta nunca es perfecta

Posted by Gonzalo De Feliche on junio 11, 2012 with No comments
 Todas las emociones vividas en el Monumental luego de dar un gran un paso para conseguir el ascenso que lo deposite nuevamente en Primera, se vio opacado por situaciones que no dejan convivir la paz y la armonía en la entidad millonaria. La desesperación convertida en alegría, los gritos desaforados, anudados entre angustia y bronca, el alivio después de un partido candente, quedaron oscurecidos en una historia sin fin.
 Durante el encuentro disputado ayer frente a Boca Unidos donde se vivieron momentos agobiantes, en una de las plateas (Sívori baja) ocurrió un fatal episodio. Entre la desazón e ira del flojo resultado parcial, en una discusión, una puñalada terminó con la vida de Gonzalo Saucedo. El joven simpatizante de 21 años, que en primera instancia fue atendido en la clínica médica del club, luego fue derivado al Hospital Pirovano donde falleció esta mañana. Este mediodía el estadio Vespucio Liberti fue allanado y los fiscales pidieron grabaciones de las cámaras de seguridad de River Plate.
 Aún no se pudo determinar si Saucedo formaba parte de la barra brava, y supuestamente, los hechos acontecidos en la platea no estarían filmados. Por ello, el jefe de sistemas del club fue echado de su labor.



 Finalizado el partido, Alejandro Domínguez en diálogo con Sebastian Vignolo por Fox Sports, mostró su descontento con la dirigencia riverplatense argumentando que los jugadores "estaban solos" por la lucha del campeonato. Estas declaraciones se suman a las molestias de Fernando Cavenaghi con el presidente Daniel Passarella por la tardía renovación de su contrato. "Chori" también se refirió al dolor que le causó que los "hinchas millonarios" insulten al plantel por no obtener resultados a tiempo.
 Además, la continuidad de Matías Almeyda como entrenador todavía se mantiene en duda. "El Pelado" se siente desgastado anímicamente, considera que no recibe apoyo del presidente, cree que desde el pulmón dirigencial no están conformes con su campaña y pretenden otro técnico para la próxima temporada, la sumatoria de tantas controversias le harían dar un paso al costado.



 El clima en River es variable de la noche a la mañana. Obtiene una sonrisa y luego se le cae el techo encima. La unión entre dirigentes, cuerpo técnico y plantel está tensa. Los hinchas no soportan las urgencias deportivas, desean el ascenso cuanto antes y se explayan efusivamente. Nada es nuevo, todo es inflamable.