Verón, Milito y Fuertes se despidieron de su gente

Posted by Gonzalo De Feliche on junio 18, 2012 with No comments
Tres hombres de ley. Tres seres humanos brillantes. De códigos. Del fútbol.
Fruto de la siembra de un país que ama este deporte. Su deporte. El que ellos también aman.
Las trayectorias ya no importan. Los récords, los títulos quedan como anécdotas. Anécdotas de gloria, que quedarán grabadas para la posteridad. Para el futuro que debe aprender de ellos. 
Ídolos. Emblemas de sus respectivas instituciones. 
Brillantes, distintos. Jugaron a la pelota con alegría, dedicación y esfuerzo. Pero jugaron, se divirtieron.
Rompieron el molde de los "futbolistas tipo" con su personalidad al palo. 
Formaron su nombre y ya se elevan en los altares. Son porción neta de la historia.
"Crecieron" y se van. Por la puerta grande, claro.  
Se añorarán.
Se les agradece.


Juan Sebastián Verón: 


 El hijo de "La Bruja", palabra santa en Estudiantes. Él se encargó de escribir el Nuevo Testamento Pincha. Dueño de una calidad única, jerarquía de élite, pegada exquisita y voz de capataz, conquistó todo y mucho más de lo que se propuso. Ascendió con el club de sus amores, jugó en primera y tras un fugaz paso por Boca, despegó a Europa. A Italia. Sampdoria, Lazio, Inter. A Inglaterra. Manchester United, Chelsea. Pero en 2006 volvió a su cuna, a jugar en su casa. Castigado pero siempre firme y valiente, "la Brujita" nunca tuvo nada que demostrar, porque lo que decía desde su silencio y dolor era veraz. Fue campeón con el equipo platense del Apertura 08 y Clausura 10, pero el recuerdo más enorme que se lleva Verón de esta vida, es ser Campeón de América como su papá. Y casi lo fue del Mundo, si no fuese por el pecho-gol de su amigo Lionel Messi. Igualmente entró en los libros como el mejor jugador "Pincharrata" de la historia. A los 37 dice adiós a las canchas, pero no al fútbol. Quiere ser presidente. ¿De quién? Y si, del León. ¿Quién puede decirle que no?. Se lo va a extrañar.  


Gabriel Milito:


 A los 17 lo mandaron a la primera de su Independiente querido y nunca más salió. Presencia, elegancia, rigidez, temperamento. Un pibe de Bernal, con su hermano hincha y ex jugador de Racing, la remó desde abajo con el esfuerzo y la garra que lo caracteriza. Su capacidad técnica sobresalía por la media de todos los defensores. En 2002 tocó el cielo con las manos, se coronó con el Rojo y su carrera tomó un vuelo fantástico. Pero no eran todas perfumadas y color rosa para Gaby, se rompió los ligamentos de su pierna izquierda y estuvo parado seis meses. Esa lesión le dejó "secuelas" que supuestamente lo marginaron del Real Madrid. El Zaragoza se lo robó, allí es ejemplo y estatua. Zaguero de Selección, llegó al gigante Barcelona luego de brillar cuatro años en el "Maño". No desentonó, salió campeón de todo, pero las malas ondas lo seguían golpeando. Esta vez la rodilla derecha y otro semestre sin fútbol. Retornó a Avellaneda y hace una semana anunció su retiro por problemas físicos. Una lástima que lastima al pueblo futbolero. ¿Cuando saldrá otro 6 como él?


Esteban Fuertes:


 La personificación del gol, la garra, el empuje, la bravura, la categoría y el trabajo. Un cazatalentos de Independiente lo vio en su pueblo, General Dorrego, y lo trajo a la gran ciudad. Deslumbró en juveniles pero le costó afianzarse en la primera del Rojo y sólo convirtió dos goles. Fue cedido a préstamo a El Porvenir (17 goles) , Los Andes (36) y Platense (9) donde siempre fue el goleador. La vereda de enfrente se fijó en él. Pasó a Racing y le convirtió al Diablo. Sin embargo, encontraría su lugar en el mundo en 1997. En Santa Fe, en el Sabalero. En dos años quebró todas las rachas en torneos cortos del club y se convirtió en estrella e ídolo. Sus enormes actuaciones lo depositaron en el Lens de Francia (3 gritos en 4 partidos). Regresó cedido al "Negro" por un año, volvió a Europa: Derby Country (8 anotaciones en 12 cotejos) y Tenerife (3  aciertos en 7 partidos). River, el club de cual es hincha se interesó por sus servicios en el 2002, convirtió 16 goles en 20 encuentros, entre ellos uno en el Superclásico a Boca. Volvió a Cólón tres años. Jugó en la U Católica de Chile en 2007 (10 goles en 18 partidos). Pero su Santa Fe siempre le tiró más. Máximo anotador (142) y jugador con más presencias (300) de la historia de Colón. Se despidió entre lágrimas del Cementerio de los Elefantes pero en el partido cumplió con el labor de toda su vida: hacer goles (metió dos). El Bichi. El Eterno.


Los vídeos:




                                       




Los tres se despidieron de locales. Pero jugarán la última fecha de este Clausura 2012. El homenaje a ellos de este espacio es hoy que se retiraron a la par.

Gracias por tanto Bruja, Gaby y Bichi. Hasta siempre.