El Rojo sí, Tigre no

Posted by Gonzalo De Feliche on septiembre 26, 2012 with No comments
 Por la serie de ida octavos de final de la Copa Sudamericana 2012, Independiente cortó su racha de 150 días sin victorias al vencer a Liverpool de Uruguay por 2 a 1 con goles de Fabián Vargas y Paulo Rosales en el Libertadores de América. Por su parte, el Matador sigue sin levantar cabeza, cayeron en Ecuador frente a Deportivo Quito 2 a 0 y su última alegría fue el 30 de agosto. ¿Seguirá Arruabarrena?


 Similares realidades conviven en Avellaneda y Victoria. Dos equipos formados para pelear arriba que se encuentran en situaciones complicadas. Independiente que se reforzó para luchar por el campeonato, está último en la zona de descenso de la Primera División y Tigre, que se ilusionó con repetir la campaña de la temporada anterior no pasan por momentos felices.

 En el primer turno, el Matador visitó el estadio Atahualpa de Quito con la misión de traer un buen resultado ya que define la serie de local. Sin embargo, entre la altura y la lluvia los planes de Rodolfo Arruabarrena se trastocaron. El desarrollo del encuentro resultó parejo, sin demasiados espacios para generar chances de gol, por ello, el remate de media distancia comenzaría a tener un papel principal. El team dirigido por Rubén Darío Insúa, cómodo en ese estilo de juego, llegó al estallido tras un lejano zapatazo de Gonzalo Lorca. Desde allí, Tigre se derrumbó anímica y fisicamente. La expulsión de Isaac Mina en el Deportivo no fue ventajosa para el visitante, ya que el mediocampista Matías Escobar también vio la roja apenas unos minutos después. La noche terminó de oscurecer al Matador con el segundo tanto de la Academia: Mauro Vila tras asistencia de Lorca liquidó el pleito dejando una buena diferencia para afrontar la revancha en Victoria y poniendo en jaque al futuro de Arruabarrena.

 Posterior al match de Tigre, el Diablo pretendía mostrar otra cara ante su público y cortar la racha de 17 partidos sin triunfos. En frente tenía a un equipo débil, que sin embargo lo complicó por momentos. Fabián Vargas adelantó al Rojo, que salió decidido a buscar una goleada. En ese primer tiempo, los de Gallego dominaron a gusto el ritmo del juego y pudieron haber convertido otro gol. Pero el grito se hizo esperar hasta unos minutos de comenzado el complemento cuando Paulo Rosales estampó su sello: tras centro de Vargas, de aire la acomodó al ángulo del portero charrúa. Independiente siguió en la búsqueda de otro tanto (un cabezazo de Galeano cerca y otro remate de Rosales) pero no consiguió vencer la defensa de Liverpool. Y para sorpresa de todo el Libertadores de América, se fue con el gusto amargo de que le hayan convertido un gol de visitante. Carlos Núñez fue el autor material para la ilusión de los uruguayos. Serie abierta a definirse en Montevideo, pero la victoria puede ser un envión para un decaído Independiente.




Dep. Quito - Tigre:


Independiente - Liverpool