El tiro del final

Posted by Gonzalo De Feliche on octubre 28, 2012 with No comments
 Heroica remontada del Xeneize en el Monumental. Lo perdía 2 a 0, pero en una muestra de actitud sin ideas claras lo empató en el tiro del final. Ponzio abrió la cuenta desde el vestuario, River administró todo el primer tiempo y Mora, la figura del partido, parecía sentenciarlo en el segundo pero un grosero error de González Pírez abrió las ilusiones que Silva aumentó, y que Erviti desató en la agonía. Gustos encontrados en la vuelta del Superclásico.


 Era todo rojo y blanco. El equipo de Almeyda jugó un gran partido pero durmió en el final. Más allá de haberse encontrado con un gol al minuto, equilibró sus ideas y las cumplió. Marcó territorio, manifestó una superioridad espacial en cuanto a su rival. Tuvo 45 minutos serenos pero impulsivos, fogosos. Los de Falcioni entraron abombados, desconcertados por el buen trayecto que manejaba el local. En el segundo tiempo Boca reaccionó, pero el 'Millonario' fue contundente y el uruguayo Mora concretó un golazo de colección tras una jugada colectiva muy pintoresca para el derrumbe moral visitante. Pero al toque, González Pírez pifió por inexperto y regaló un penal: Silva lo discutió con Schiavi, que jugó su último clásico, y lo cambió por gol. La esperanza se pintó azul y oro. En el minuto final, el ingresado Paredes condujo, Acosta mandó el centro, Silva ganó de pecho y Erviti empujó al gol ante el estático achique de Barovero. Punto repartido, sensación positiva para los 'Xeneizes'.
 En sí, el juego no fue el mejor, pero el contexto generó tal expectativa, que las vibraciones finales movilizaron a más de uno. Las caras se cambiaron y las líneas debieron borrarse. Almeyda, apenado por haber cumplido un buen papel e irse con poco y Falcioni, echado en el entretiempo por un justo Pablo Lunati, salió hasta la línea a copar en el empate. La alegría fue medida para los jugadores boquenses, que se premiaron por su esfuerzo hasta el segundo final y la amargura para los riverplatenses, invadidos por una desazón difícil de explicar.
 ¡Por fin volvió el Superclásico!


Los goles: